13 de diciembre de 2012

Charlatanes III y "Personal Branding"


Me gusta la gente con personalidad, la que tiene carácter, la que dice lo que piensa, incluso la que no piensa demasiado lo que dice, aquella que no está modelando continuamente su imagen proyectada, en un ejercicio de hipocresía permanente.

Me gusta la gente que arriesga, que se moja, que siente y que padece, que le importa su entorno y los suyos, y los que no son suyos. La que se equivoca, la que por decir lo que piensa sabe que puede ofender, pero que no renuncia a ello, y si es necesario, si ha molestado, pide disculpas. Me gusta la gente que ríe con naturalidad, y que no ríe si no le hace gracia. Y la que llora con la misma intensidad. La gente que se preocupa, y se ocupa.

Salvo honrosas excepciones desconfío sin equivocarme de aquel que pasa por aquí, y por allí, y por todos los lados, forjándose milimétricamente el tan de moda  “personal branding” con un objetivo planificado de venta. Prostitución 2.0

Y es una lástima, porque muchos, por no colocarse en el mercado con este envoltorio, no tienen el retorno económico que su calidad, trabajo y generosidad en el esfuerzo, debiera reportarles. Mientras tanto otros, instalados en la mediocridad de las características anteriores, disfrutan de jugosos contratos y situaciones privilegiadas gracias a esta estrategia de venta. Hace un tiempo hablaba por aquí sobre los charlatanes, en El don de la palabra y en Charlatanes II. Esto de hoy pudiera ser un "Charlatanes III".
Por ejemplo, en "CharlatanesII" comentaba de forma "premonitoria":

...Y adinerados y acomodados personajes de dudosa reputación nos indican que el camino a seguir es el del trabajo, sacrificio y esfuerzo. Y ahí que nos ponemos todos a sacrificarnos y esforzarnos, para mantener calentito a nuestro acomodado charlatán, no vaya a ser que se le enfríe la garganta y se le dañen las cuerdas vocales, y entonces no pueda seguir ejerciendo de charlatán. Un drama.

Y del personaje que me estaba acordando en aquel momento (febrero 2011) es de uno que hoy en día tiene una fianza de 30 millones de euros para poder salir de la trena. Espero que, al menos, se le enfríen un poco las cuerdas vocales en el trullo.
Y aunque el nexo de unión entre los Charlatanes (con mayúsculas) y los "Personal Branding" pueda ser a veces tan fino que no sea justo meterlos en el mismo saco, si que te tengo que decir:
No me importa si eres de izquierdas o de derechas, si te gusta la carne o el pescado, si corres o vuelas, si crees en Dios o lo maldices… Es más, me gusta, te agradezco que lo manifiestes, que te posiciones, que tomes partido. Pero si me importa, y bastante, que no seas auténtico, que seas un producto de “marketing”, que el maquillaje te esconda de manera permanente, con el objetivo de venderme algo que no eres, o algo que no es… Y ya me jode más si encima te lo he comprado (más difícil esto último, pero a veces ocurre).
Por eso, si vas a hacer “personal branding”, hazlo de manera honrada, vende lo que eres, y vende aquello en lo que crees, aunque estés equivocado en lo que crees.  Demuéstrame que no eres un "show me the money" más.

Y es que estoy un poco hasta lo mismísimos de vendedores de crece pelos, de gurús de las redes, y de personajes de valía sin igual. De ejemplos ejemplarizantes, de líderes de líderes. Mentirosos con estrategia. Maldito dinero. Hasta los mismísimos de los que se apuntan, con voracidad, a cursillos de liderazgo, y también de los que los dan, de los charlatanes interesados, de los iluminados de tribuna, de los listillos de escaño, sin oficio y mucho beneficio. De los "personal branding" maquillados.
En definitiva, que estoy cansado de tanto charlatán interesado.
Y por eso, gracias, mil gracias, a todos los que sois lo que sois, sin más, y sin menos.

Atentamente, un charlatán (desinteresado)

PD: Aunque el tema que mejor acompaña a la entrada sería el ya apuntado en su momento "Como el viento de poniente" de Marea, haremos un contrapunto con el que realmente ha sonado mientras escribía esta entrada. La letra no acompaña, más allá del “I will set my ship in order…” para escapar de esta gran mentira generalizada. El tema, sin saber de quién es original, lo he escuchado de mis queridos Carpercaillie, aunque el vídeo de Youtube no sea tampoco de ellos.



19 de septiembre de 2012

Hoja Excel de entrenos triatlón: 2012 2013


El ritual de todos los años. En septiembre preparamos la hoja excel para apuntar los entrenos de la temporada que empieza. Una hoja en blanco que vas rellenando cada día, cada semana, cada mes, con la ilusión de quien apunta en su cuaderno de viajes la aventuras vividas, esas que te hacen sentirte libre, joven y vivo. Otros hay que eligen publicar su logros profesionales, su ponencias magistrales, sus masters y méritos… Sin embargo algunos nos conformamos con muy poco, con rellenar una simple hoja de kilómetros y kilómetros… Sin más y sin menos.
Y para el que le pueda servir, aquí la dejo, para la temporada 2012-2013, se admiten sugerencias y mejoras, cada año añadimos alguna cosa.
A la derecha, en la zona "Diario de entreno", las temporadas anteriores.
 

1 de agosto de 2012

Vitoria-Gasteiz LD Triathlon World Champioships 2012

Y nos lo queríamos perder.

Cuando el año pasado surgió la posibilidad de correr en 2012 el Campeonato del Mundo de Larga Distancia de Vitoria (al clasificarme en GGEE en el campeonato de España de MD, también en Vitoria), la verdad es que me lo pensé unas cuantas veces… Nunca me ha gustado la distancia “C” (4-120-30), de hecho nunca la había corrido, demasiada agua, y casi por el mismo “esfuerzo” haces un IM, y la camiseta de “finisher” mola más ;-) Al final me decidí, y gracias que aproveché esta oportunidad.


No todos los días se tiene la posibilidad de participar en una prueba de este tipo. Ha sido un lujo poder disfrutar de este triatlón, de su ambientazo multicolor con tantos participantes de diferentes países (unos 1000 triatletas de más de 30 naciones), una animación increíble en las calles de Vitoria (otro lujo correr por medio de una ciudad como ésta), como nunca he visto en ningún otro triatlón (incluidos IMs, y son muchos los triatlones realizados), así que ¡Gracias Vitoria!. Con una muy buena organización en general (el único pero, la interminable cola que tuvimos que esperar para recoger las bolsas con la ropa de calle, pero bueno, un detalle menor teniendo en cuenta lo complicado de la logística de esta prueba, con dos transiciones, etc).


La repanocha hubiera sido ya celebrar esta prueba en Bilbao, con el mismo marco de “Vitoria”, que no se enfaden los vitorianos, es decir, moviendo un poco (más) Vitoria a las afueras de Bilbao: Eso sí que hubiera sido el culmen: Un campeonato del Mundo en la capital del Mundo… #aibalahostiapues

Me llevo varias “fotos” para el recuerdo:

1-      El enorme gentío animando en las calles. No se paga con dinero correr por el centro de la capital alavesa, con la gente haciendo un pasillo y sin parar de animar “Vamos España!!”, “Vamos David!!, Vamos Enrique!! (según leyesen el nombre del dorsal o del  tritraje prestado)”


2-      Ver a los paratriatletas, cada uno con sus artilugios, luchando en el agua, en la bici o en la carrera a pie. Impresiona ver esa fuerza y ese espíritu, todo un ejemplo. No voy a hacer comparaciones, pero el deporte está mucho más cerca de ellos que de otros a los que la mayoría llamamos deportistas.


3-      Mi compañero del sector de la carrera a pie (Javier Hoz), con el que me junté sobre el km 2, y tras presentarnos, “Hola, que tal, cómo vas?”,  ya corrimos juntos los restantes 28 kms. En la primera vuelta con tiempo y fuelle para charlar un poco, pero luego, en las otras 3 vueltas, ya por mi parte sólo mascullar “que justito voy” a lo que Javier aguantaba el ritmo y me daba ánimos. A veces el triatlón, deporte tremendamente individual, tiene estos momentos que valoras especialmente, y que por supuesto recordarás. Thanks Javier!


4-      Abuelos de 60 años que van a tu ritmo (o más) en bici, cómo el francés ganador del grupo GE 60-64 con el que fui coincidiendo en la bici, y no precisamente despacio (media de unos 37 km/h). Pero es que vi a unos cuantos abuelos “torpedos”…
5-      Los otros abuelos, de este grupo de edad o de otros (hasta 5 participantes en el grupo 70-74) que sin tener las condiciones genéticas privilegiadas de los “torpedos”, y con sus articulaciones maltrechas (inconmensurable Angel Santamaria), etc, eran capaces de acabar con pundonor los 30 kms de carrera a pie, que se dice pronto, después de los 4+120. Yo quiero llegar a viejo (+viejo) así, al menos como abuelo “pundonor”.
Y como balance personal. Muy contento. El cuerpo (Colitis) aguantó, aunque justito, en la bici con problemillas/dolores de estómago que me hicieron no poder disfrutar/exprimirme como me hubiera gustado. Curioso, porque normalmente es en la carrera a pie donde el tema tripas se complica. En cualquier caso contento porque la CU aguantó la prueba, aunque fuera en el “umbral”. Así que, aunque no las tengo todas conmigo, creo que se puede seguir apostando por carreras largas, sabiendo que quizás vamos a depender del día…

Muy contento también por ser aún capaz de correr a poco más de 4’ los 30kms (incluida parada “pis” y avituallamientos para coger vasos de Coca), y muscularmente acabando bien. Por otra parte resignado/pelín cabreado, por mi malísima natación, que yo creo que no va cambiar nunca (tampoco hago mucho por cambiarla, y me parece que de donde no hay no se pue’sacar).

Haciendo cuentas y extrapolando el tiempo de 6:40 a distancia IM, uno puede pensar en tiempos de corte, y posibilidades de slot en Kona en G45-49, por soñar… Pero creo que lo primero es seguir “consolidado” el cuerpo y disfrutar de correr, y es lo que trataré de hacer antes de plantearme otros retos, que puede que sea el año que viene, o más probablemente en 2014… Esto es lo que se dice hacer planes “a corto” ;-)

Clasificaciones completas
Fotos de la galeria ITU
Ahora sí, Feliz Navidad.

24 de julio de 2012

Feliz Navidad triatlética, y próspero Año Nuevo 2012-2103


Afortunadamente sigo midiendo los años por las temporadas de triatlón. Temporadas que acaban casi siempre en julio, para empezar luego en septiembre. Y este año “fiscal” lo terminaremos el próximo domingo, en Vitoria, para empezar luego con un nuevo 2012/13…

Esta temporada ha sido el año del ostión en bici, el que casi me cuesta una oreja, menuda faena torera la de aquella mañana, neumotórax y costillas rotas incluidas, faena que de secuela me ha dejado una espalda que ya herniada se queja cada día, recordándome que los (casi) 45 tacos no van a ser gratis. Pero también el año que parece que la CU está razonablemente controlada, y aunque irremediablemente seguiremos viviendo con la enfermedad, confiamos de forma optimista que sea de esta forma.
A pesar del parón por el accidente hemos sumado 41 semanas de entrenamiento, con una media semanal de unos 6 kms de natación, 210 kms en bici y 44 kms de carrera a pie. Kilómetros que suponen sacar algo más de 13 horas efectivas de entrenamiento por semana. No es fácil, es más, es bastante complicado, y la pelea y encaje de bolillos que a diario hay que hacer es considerable. Pero casi siempre gana la batalla el “motor” de disfrutar con el entrenamiento: Cada día hago lo que puedo, pero principalmente lo que me apetece: Si tengo 2-3 horas hasta recoger al peque pues entonces “toca” bici (aunque no “toque”), si por tema Laboris, u otra razón, se ha complicado la jornada, entonces toca correr en esos escasos 45 minutos que le quedan al día para echar la persiana… y así todos los días.
Y en cuanto al método de entrenamiento… No tengo método, aunque conozco los principios básicos de entrenamiento, y de alguna manera inconsciente también los aplico, sé que esto no es ni científico ni eficiente, pero es el que puedo gestionar. Mi entrenamiento consiste básicamente en rodajes tranquilos y ligeros, intentando meter 1 día a la semana de algo de intensidad, pero únicamente los días que el cuerpo lo pide, esto normalmente lo sé 5 minutos antes de salir a correr o pedalear, o incluso en los 5 primeros minutos de la salida, son esos días que el cuerpo está activado, y que te notas ligero de mente y de piernas, y son entonces esos pocos días en los que voy a muerte en el circuito de 10K de Valdelatas, o en el “ida y vuelta” a Cerceda con la cabra… Incluso alguna semana esta sensación la tengo un par de días, pero otras veces también pasan semanas hasta que vuelvo a hacer unos cambios de ritmo en intensidad, mis “clásicas” pirámides “3F-2S-4F-3S-5F-4S-4F-3S-3F-2S” (3 minutos Fuerte, 2 Suave, 4 minutos Fuertes, 3 Suaves…)
No hago técnica de carrera, y únicamente hago un pelín de gimnasio en invierno (un par de días 20 minutos), y en cuanto a la natación… Me tengo que obligar a ir 2 veces por semana, en modo “nado recreativo”, y “resignado” a ser un plomo…
Así que si por estos lares se pasa alguno que de ésos que saben de esto, dirá, con toda razón, “éste es un paquete que no sabe entrenar”. Y es verdad, ambas cosas, pero lo cierto es que disfruto casi siempre de los entrenamientos (mas disfrutaría si supiera nadar, y no fuese una “obligación” ir a la piscina) me encanta poder decidir sobre la marcha si voy rápido o lento, si doy pedales tranquilo hasta Cerceda en busca de una Coca-Cola fresquita,  o si me calzo las Zoot para sentir que “vuelo”… Disfruto de lo que hago, y de cómo lo hago, pudiera hacerlo mejor, y seguramente los resultados también serían mejores… Pero es lo que hay, y soy afortunado por poder seguir disfrutando de ello.
¿Afortunado? Es difícil describir lo que se siente cuando hará 2/3 años me diagnosticaron la CU, enfermedad con la que ya tendría que vivir irremediablemente siempre, pero básicamente uno piensa que ya no es joven, que el camino que creía “eterno” tiene también irremediablemente un final, en el que normalmente no pensamos, sobre todo cuando nos sumergimos en esos valores “absurdos” de lo material… Así que me siento afortunado por poder seguir disfrutando de lo que más me gusta, y aunque pudiera no tener ninguna enfermedad, también pudiera tener otras de más difícil control. Cuando toca pasarlo mal siempre me acuerdo de un compañero de triatlón que nos dejó hace muy poco tiempo (escasos 2 años) por una de esas otras enfermedades. Todos conocemos familiares, amigos, etc, a los que el cáncer se los llevó injustamente, pero en mi caso siempre tengo presente a este compañero en concreto, porque básicamente tenía una vida parecida a la mía, padre de familia, similar edad, parecidos valores en cuanto a vivir para hacer lo que le gustaba, priorizando sobre otras cosas, con vitalidad y con fuerza para defender aquello en lo que creía… Muchos kms compartidos, y muchas carreras también. Y en pocos meses todo aquello se terminó, y le das vueltas a lo corta e injusta que a veces es la vida, y también entonces a valorar todo lo bueno que tienes.

Y volviendo al "fin de año", este domingo tomamos las 12 uvas en Vitoria, con un “Campeonato del Mundo de Grupos de Edad”, esperando no hacer el ridículo. Es un decir, nadie lo hacemos cuando nos ponemos un dorsal y damos los que tenemos, incluso los últimos, sólo ellos saben/sabemos lo que ha costado estar en esa línea de salida, sacar esas X horas a la semana, luchar, por ejemplo, contra tu mala genética para poder correr, por ejemplo, los 1000 por debajo de 5’, o nadar los 100 por debajo de 2’… Es verdad que a muchos malos nos gustaría haber sido buenos, haber tenido las condiciones, la genética y el talento de los Eneko, Clementes, Zamoras, etc, y es por ello que cuando en algunos casos rascamos algo en nuestro grupo de edad, o en veteranos, o en la carrera de nuestro pueblo/barrio, o simplemente nos sale una “buena” carrera, vivimos nuestro momento de “gloria”. Permitidnos los buenos que disfrutemos los malos también de estas nubes de algodón de azúcar…
Por cierto, presumimos con los conocidos de correr un “World Champion”,  y al contarles que la inscripción pagada religiosamente nos ha costado 150 euros (+/-), que nos hemos tenido que comprar una equipación de la selección española (obligatoria) de 80 euros (en mi caso prestada), sin contar que también y por supuesto cualquier otro gasto derivado de viajes, etc, nos miran con cara de  “mi no entender”. Cara que se complica cuando les contamos que por ejemplo para correr un Ironman estamos colgados del ordenador a las 00:00 un año antes, para poder conseguir una de las 2.000 plazas del cupo de inscripción, y que se acaban en 45 minutos… Pagando más de 400 euros por barba, a los que hay que sumar vueltos, hoteles, etc… Ahí la cara pasa a ser claramente de “Tú eres tonto”…  Pero "dame pan y llámame tonto". Aunque aquí el pan sea simplemente el “disfrutar” de lo que nos gusta.
Doy por muy bueno este año, por haber entrenado con normalidad y tener mi intestino “controlado”, por salir “entero” del galletón en el que podía haberme “matado”, por haber corrido dos medios IM sin problemas de “tripas”, incluso con mi “algodón de azúcar” en Valladolid… Y si además este domingo podemos también terminar ya una prueba de 7,5 horas (+/-) con “estabilidad intestinal” estaré aún más optimista, de cara a intentar volver a preparar pruebas de 10 horas…
Feliz Navidad triatlética, y próspero Año Nuevo 2012-2103.

11 de julio de 2012

Ican Valladolid 2012


Cada día estoy más vago para escribir en el blog, aun así iba a hacer una “mini-crónica” del Ican de Valladolid (aún tengo pendiente la del medio IM de Bilbao) y veo que @davidiego se me ha adelantado (como en la propia carrera) y que en su crónica recoge prácticamente lo que iba contar yo, incluso con similitud de sensaciones, pero en mi caso desde un poquito más “atrás”. Así que me remito a su crónica, para una vez leída (vagos) hacer yo un balance esquemático:


Prueba con buena organización en general. Detalles que me gustaron:
  • Hora de salida, las 4 de la tarde, y en sábado, que incluso permite ir y volver en el día. Y en caso de quedarte el fin de semana tienes la fiesta de la organización del sábado por la noche  (aunque yo no me quedé), y el domingo para hacer turismo tranquilo.
  • Zona de boxes, dentro de la cúpula del milenio, y con una zona de parque alrededor, y pegada al río Pisuerga, que permite a los familiares/amigos un buen entorno.
  • Cena de la pasta, bien montada, muy agradable en la terraza de la cúpula, y con bastante atención.
  • Avituallamientos en la carrera a pie, al ser ida y vuelta por el mismo recorrido, cada pocos kms tenías avituallamiento, incluyendo Coca-Cola fresquita (en mi caso lo que tomo), y con los voluntarios también muy atentos.
Algunas que me gustaron menos o mejorables (aunque son detalles)
  • El precio, me sigue pareciendo caro para un medio Ironman, pero es verdad que el precio es siempre relativo, y la atención y servicios estaban bien, por lo tanto...
  • La zona de salida del agua, tanto en la playa, donde había que salir a mitad del recorrido para el control de chip, como en el pantalán de salida, ya al terminar. En la primera zona con bastante dificultad para salir, al menos la que me tocó a mí, ya que me estuve peleando con las rocas con avería en un pie incluida. Y en la zona del pantalán, porque, y a pesar de los voluntarios que te ayudaban, era un poco complicado salir. En cuanto a nadar en el Pisuerga: OK! Yo no noté la corriente, aunque eso sí, la visibilidad “nula”, tanto que intenté ir a pies unos minutos y era imposible.
  • Los primeros kms de la bici, donde se pasaba por bastantes puntos con badenes, zonas de calzada irregular, etc. Por mi parte tuve algunos sustillos que me hicieron tomar precauciones, aunque me consta que a un compañero de equipo le costó un reventón de la rueda, pero vamos, tampoco nada exagerado, había que estar atentos y no tener mala suerte.
  • Quizás faltó un poco de animación de público, y eso a pesar de correr por la tarde en hora punta en medio de Valladolid, pero esto no depende de la organización, y Valladolid no es Zarautz (de momento, todo llegará), en cuanto a tradición en estos eventos.
  • El juntarse las dos pruebas (el Ican 52 con el Half Ican): Cuando ya ibas solo y "tranquilo" a pocos kms del final del segmento de la bici empiezas a encontrar corredores del Ican52, que con dorsal de diferente color visible en espalda te permitía reconocerlos fácilmente, pero cuando empiezas a correr tienes que estar continuamente girándote para ver si los que pasas son del Half o del Ican52, pero en el caso de que te pasaran ellos ya no verías de que prueba son, al llevar el dorsal delante.
  • El viento, el puñetero viento. Que poco me gusta, pero es para todos, y es lo habitual en la meseta castellana.
En definitiva prueba bastante recomendable, que dependiendo del calendario del año que viene es muy probable que repita.




En cuanto al resultado por mi parte: Bastante contento, sensaciones parecidas a las que cuenta davidiego, en mi caso nadando mal, bueno, como siempre, en mi línea de los 35´, saliendo sobre el 80 (!) del agua. Bici rapidilla pero incómoda por el viento, y a partir del km 40 o así ya bastante en solitario por la meseta  ventosa castellana, y carrera a pie “suave”, o al menos guardando, pensando que Vitoria estaba a 3 semanas, con el recuerdo de Bilbao, donde me costó recuperar las piernas bastantes días.
En la carrera a pie “contando” los que iban por delante (sorpesivamente no eran muchos) y viendo a davidiego que esta vez me enseñaba la "espalda", a pesar de que yo corría con su mono, (probándolo de cara a Vitoria) pero él aún se había guardado una equipación más rápida, porque no le pillé en la bici como otras veces. Soy competitivo, y me pico con mi sombra, pero la verdad es que hay gente a la que da gusto verla delante, como en este caso, me alegro de su buena carrera, y sobre todo de la progresión que está teniendo, capaz ya de correr muy rápido, y de hacer también buenas "bicis". Creo que ya no le pillo en más pruebas ;-)
Al final el 13º de la general y 4º veterano (Cómo corren algunos veteranos!, bien es verdad que estaban dos de los “conocidos”, y que además quedaron 2º y 3º de la general)

Mis notas positivas:
  • Mi tripa lleva ya cuatro carreras aguantando muy bien (entre al año pasado y éste). Esto es lo que más me alegra y me hace ser más optimista. Quizás aún no vuelva a la distancia IM en 2013, pero en su caso espero que sea en 2014. La próxima prueba de Vitoria, con sus 4-120-30, será una buena piedra de toque para analizar esto.
  • Muscularmente es el medio IM que mejor he acabado, de todos los que he corrido (y son unos cuantos) ayer (2 días de descanso) ya estaba entrenando a “pleno” rendimiento.  Esto también me hace pensar que tengo acumulado un buen entrenamiento en las piernas.
  • Es, creo, la única carrera en la que nadie me ha pasado en bici, y tampoco corriendo. Saliendo el 80 y pico del agua no es difícil, pero siempre hay algunos que te pasan. Esta vez no. Es lo bueno que tiene este deporte, es como las elecciones: Todos ganamos si buscamos lecturas positivas en nuestra carrera. Por ejemplo también el 6º parcial a pie.
  • Salir en la misma página de las clasificaciones que Eneko, claro que a 40 minutos (esto no habría que contarlo ;-) )
Salud y buenos entrenos.

2 de julio de 2012

Ecodumad 2012

Algunos momentos del Ecodumad 2012 celebrado este fin de semana, organizado por los amiguetes de Enphorma. Practicando con la cámara, ya estamos pensando en un tele "rápido" que sea capaz de enfocar en tiempos razonables, para no tirar a la papelera el 95% de las fotos...

Una primera selección ampliada aquí
http://www.flickr.com/photos/enriquedecastro/sets/72157630358770510/











13 de mayo de 2012

Mi primera colonia Chipas: Ecotrimad 2012


El ecotrimad 2012 de ayer ha sido mi primera prueba de triatlón detrás de una cámara. Mis amigos de Enphorma organizaban en Buitrago de Lozoya el II Triatlon ecotrimad (1.9-75-21), y por allí nos pasamos mi espalda (cagüen puñeteras hernias), mi recien estrenada cámara “fostográfica” y yo mismo.
A uno le gusta esto de las fotos, pero lo que ocurre es que, como a otras muchas cosas, no se le puede dedicar tiempo, por eso de que éste es finito y las aficiones demasiadas, y hay que priorizar, y en la priorización estamos con el “nada-pedalea y el corre que te corre”, la familia y el ineludible Laboris. Tengo aparcado también lo del barquito y la pesca, pero en este caso a lo del tiempo (la falta de) se une que con lo de la crisis, y lo poco que me están rentando las “preferentes”, no voy a poder retirarme de trabajar cuando yo pensaba…

Aquí dejo mi visión del ecotrimad, unas 8 horitas haciendo fotos, de las que al final únicamente un puñado se salvan de la quema (que cansado también es esto de hacer fotos) en la que con mi material básico (Canon 550D junto con el tele más barato que encontré -un Tamron 55/200 de 100 euros-) me encomendé a la suerte para que alguna foto recogiese lo que mi ojo y mi cerebro estaba viendo, tarea que no es fácil… Unas 1000 fotos de las que luego se quedan a limpio poco más de 100…:


A mí lo que me gustaría realmente es hacer fotos como las de Lucanux (por poner un ejemplo, y para "chinchar" a otro aprendiz, el Nacheras),
 

Lucanux

Nacho

Ambos también estuvieron por ecotrimad con sus cámaras -estaremos atentos a sus webs cuando saquen las de ayer-, y que tienen ojo, práctica y “conocimiento” (y además son triatletas). Pero de momento, y si voy sacando tiempo, lo que me queda es practicar y aprender (y tener suerte, con las fotos, no con las preferentes) ;-)






18 de febrero de 2012

Soy los kilométros que han pasado, y los que vendrán


Ha pasado casi un año desde la última entrada en el blog…Y es que Twitter está matando a blogger. Al fin y al cabo esto no deja de ser un ejercicio de “egocentrismo”, y la facilidad que da Twitter para saciar la cuota personal del mismo hace que sacrifiquemos el blog, por ahorrarnos el trabajo que supone, en mi caso casi siempre, enfrentarse a una hoja en blanco a contar… ¿A contar qué, realmente?

En las largas horas que uno se encuentra en la soledad elegida de correr y pedalear, pasan multitud de pensamientos, algunos tienen hasta cabecera y fotos en “formato” de entrada en el blog… Pero cuando llegas a casa se te han olvidado, o no tienes tiempo, o no tienes ganas, o mejor no vas a decir todo eso que se te ha pasado por la caldereta, porque entonces aún te ibas a granjear más “amigos”… Y es que vivimos en un mundo donde cuidamos demasiado lo que decimos, nos maquillamos en exceso, y que no vamos a decir de lo que escribimos…

Uno que se va haciendo más viejo y más perro, no es que le de igual lo que piense la gente, pero bueno, digamos que cada vez le importa un poco menos. Así que cuando deambulo por esos mundos de Dios, incluidos éstos, los cibernéticos, se agradece encontrar gente que cuente algo más allá de las series que hace a 3:30 o los ”cienes” en la piscina a 1:15, por poner un ejemplo intranscendente… Se agradece, sobre todo, que la gente deje por esos blogs un trocito de lo que son y de lo que piensan.

Y ya entrando al tema que realmente era motivo de esta entrada: Últimamente mucha gente me dice que también quiere hacer deporte, pero que no tiene tiempo. Otros preguntan que como lo hacemos los que conseguimos tener la “fuerza de voluntad” para salir casi todos los días, o al menos con regularidad, camino del monte, de la carretera o de la piscina. Que lo han intentando, pero que no lo han conseguido más allá de una semana…

Bueno, cada uno de estos locos que salimos a correr, haga el tiempo que haga, tanto fuera como dentro de nuestra cabeza, tuvo un motivo y ahora una motivación, pero creo que en el fondo todos somos muy parecidos… Cada uno hemos llegado a esta religión por diferentes motivos, pero una vez dentro todos la practicamos con la misma devoción, con la misma motivación.


Hablaré de mí. De cómo fui captado en esta secta: Yo era el típico niño gordito, más bien torpón, así que con unos 12 años mis padres me mandaron a un gimnasio de esos de "artes marciales" (de moda en los 80). Así que haciendo judo pasamos unos años fantásticos, disfrutando del machaque físico y de los “randoris” (luchas) en el suelo (de pie era muy malo) con los que a partir del judo fueron también mis amigos de juerga los fines de semana (Uff! Esto daría para muchas entradas)… Descubrí esa sensación de agotarse, de no tener un gramo de fuerza, y bastantes cosas más… Algunos años después empecé a salir a correr los domingos, ocurrió porque me dio por hacer una maratón con 14-15 años (por entonces se podía) sin más entrenamiento que el propio judo, y aunque acabé andando creo que ese maratón en mi caso fue la semilla del deporte individual de resistencia. Lo cierto es que me costaba un huevo madrugar para ir a correr los domingos, pero cuando llegaba a casa siempre estaba satisfecho, muy satisfecho. Y mientras corría disfrutaba (también es verdad que tenía una base física por el judo, que evitó ese muro de “sufrimiento” que normalmente tiene la gente que empieza a salir a correr por primera vez)… Y algunos años más tarde empecé a coger la bici en los veranos, y bastantes años después, ya con 30 y pico, llegó el triatlón… Pero no sabría decir exactamente cual fue el momento en el que ya no había vuelta atrás, en el que supe que la vida podía dar todas las vueltas que quisiera, que yo siempre haría deporte, siempre correría (al menos) y andaría en bici. Y así fue, en el pasado quedaron amores y desamores, "duros" años de universidad y de masters, trabajos de 9AM a 21PM, momentos difíciles y momentos increíbles, pero en todos ellos, absolutamente en todos, siempre, al menos, corrí. Siempre saqué el tiempo para hacerlo, si estaba bien porque estaba bien, y si estaba no tan bien, por ello, para estar mejor…
Así que me buscaba la vida para arañar, al menos, unos ratillos para trotar: Me colaba en los vestuarios de unas pistas para poder ducharme al mediodía cuando trabajaba de 9 a 21, y si era necesario salía a correr a las 10 de la noche, incluso le podía llegar a decir a una novia que tenía que estudiar pero me iba a correr. Y tantos y tantos puzzles que se han tenido que hacer durante todos estos años...
No sé que ha sido lo primero, si mi carácter/personalidad me ha llevado al deporte, o si el deporte me ha hecho como soy. Lo cierto es que soy lo que soy en buena parte por el deporte, y siempre estaré hecho (mientras la salud lo permita) de muchos kilómetros solitarios, y también no solitarios… Podrá, incluso, fallar todo en la vida, pero siempre habrá un par de zapatillas preparadas para salir a correr…

Y en cuanto a lo de no tener tiempo y todas las “excusas” que siempre se escuchan… Creo que es tan fácil como reconocer que en tu escala de prioridades lo que ocurre es que los 45 minutos que puede costar salir a correr (por decir una de las actividades físicas con mejor ratio tiempo consumido/”efectividad”) están tan abajo en prioridad que no tienen slot libre en el periodo de aproximadamente 24 horas que tarda la Tierra en dar una vuelta completa sobre su eje…
Tampoco es imprescindible que el deporte esté mas arriba, aunque si recomendable, lo importante, lo realmente importante, es que tu escala de prioridades sea realmente la elegida por ti, la que te haga feliz, y no aquella que estás siguiendo sin saber muy bien el porqué… Que no te reconozcas (yo lo hago a veces, intento evitarlo...), por ejemplo, en esas citas de la sorprendente peli “El Club de la Lucha”:
   "Desempeñas trabajos que odias para comprar cosas que no necesitas"
o
   "No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones…”

Y en cualquier caso, si te reconoces, no caigas, por favor, en pensar que todos deben seguir tu escala de valores. Tú has elegido seguir esa, pero, por favor, no jodas a los demás, si por alguna circunstancia de la vida tienes la capacidad de realizar esa maldita influencia sobre otras personas.

En mi caso correr, o andar en bici, me hace más libre, más dueño de mi mismo, con las neuronas más despiertas, más joven y vivo… Efectivamente alguna cosa más sí que necesito, pero lo que tengo ya muy claro es lo que no necesito.

¿Y tú qué necesitas?